El mundo del vino a sorbos
Texto: Antonio Egido

Todo apunta a que la vacuna para el coronavirus es la gran esperanza de la población mundial, y aunque tengamos que seguir conservando todas las buenas costumbres aprendidas este año, como las mascarillas, distancias de seguridad, lavado de manos… encaramos el 2021 de una manera muy diferente a la forma en que hemos ‘sufrido’ esta pandemia. Por ello le hemos preguntado a nuestro buscador los retos o el futuro que algunos nos adivinan sobre el mundo del vino.

Así nos encontramos con ‘elespanol.com’ donde titulan ‘Así será el mundo del vino cuando acabe la pandemia’, fechado en noviembre de este año, firmado por Laura S. Lara y donde leemos, de forma recortada: “Que la Covid-19 ha modificado nuestras costumbres es algo que en España empezamos a ver de diferentes formas. También en el vino han cambiado las cosas.

Mientras bodegas y denominaciones de origen se esfuerzan por adaptarse a la nueva realidad y a la crisis que ya sobrevuela sobre sus cabezas, los restaurantes se mantienen cautos comprando sólo lo imprescindible, esos básicos que nunca fallan, y el consumidor aprende a vivir con la incertidumbre adquiriendo vino en Internet y disfrutándolo en casa como un preciado elemento de desconexión.

Hemos hablado con los protagonistas del cambio para determinar las 7 claves que marcarán el antes y el después en el sector enológico tras la pandemia. Así es como ha cambiado durante los confinamientos y así será, con suerte, el mundo del vino en 2021, cuando todo esto pase.

  1. Transformación digital obligatoria

“La elaboración de vino es un arte en sí mismo para el que se requiere ser creativo”, comenta Miguel Ángel Gayubo, presidente de la Ruta del Vino Ribera del Duero. “La pandemia está demostrando que nuestro sector es resiliente y sabe adaptarse a los tiempos difíciles que nos toca vivir. Muchas bodegas han reforzado su canal de venta online, otras que carecían de él se han animado creando esta vía de comercialización. Hemos podido asistir a catas virtuales de todos los rincones del mundo, lo que hace apenas un año podría resultar impensable. Y todo ello sin perder el factor humano, que en el mundo del vino es muy importante, intentando acercarnos a los consumidores desde el cariño que profesamos por nuestra forma de vida”.

La reinvención es necesaria y es una realidad en el sector desde que comenzó el confinamiento el pasado 15 de marzo. Mientras la hostelería cerraba o trabaja solamente en parte y las ventas caían vertiginosamente, las apuestas recayeron entonces en aquellos puntos de venta que sí funcionaban: las tiendas de alimentación (supermercados e hipermercados) y la venta online. Un cambio que ha seguido vigente durante el desconfinamiento. (…).

  1. Más vino en casa pero más barato

Si algo está claro es que el mundo digital es y va a ser uno de los principales canales que busque el consumidor de vino después de la pandemia, por lo que bodegas, distribuidores y tiendas están apostando por el desarrollo de la actividad en sus redes sociales y páginas web, potenciando acuerdos con tiendas online.

Los momentos y lugares de consumo están cambiando, y esto también influye en el precio de los vinos buscados por el consumidor. Que uno de los principales canales sea el de alimentación es un condicionante de este factor, pero también que los vinos se disfruten en casa, con los convivientes o seres queridos y amigos más cercanos. “Esa ‘recompensa’ o momento de ocio que suponía salir a comer o cenar a un restaurante, ahora se realiza en casa”, apunta Eduardo Sáinz. (…)

  1. Apoyo a la hostelería

Con el objetivo de no perder la cercanía con el consumidor y seguir promoviendo el consumo, la mayoría de las bodegas organizan y agendan catas virtuales con sus clientes para presentarles nuevas añadas y nuevos vinos, pero, ¿qué pasa con la hostelería mientras tanto? Para echarle una mano también surgen nuevas iniciativas.

“Con el fin de apoyar a la hostelería, hemos desarrollado una nueva estrategia de ‘vino a domicilio’ para que los restauradores puedan ofrecer nuestros vinos en su menú de delivery a un precio asequible, tanto para restaurador como consumidor, y seguir potenciando el consumo de vino en esta hostelería reinventada”, responde Antonio Barrios, Director comercial de Familia Fernández Rivera. Y este es sólo un ejemplo.

En España, el 70 % del consumo de vino se produce en bares y restaurantes. “Este 70-30 solo existe en nuestro país, en el resto de Europa cerca del 80% de las ventas de vino se las lleva el consumo en casa y las tiendas de alimentación. Salir a comer o a cenar, o simplemente a tomar vinos, es muy español, y en cuanto podamos hacerlo regresaremos”, destaca con optimismo Santiago Mora, director general de la D.O. Rueda. “Nos gusta vivir en las calles y estar en los bares, es algo cultural, un concepto muy asociado a nuestra forma de vida”.

  1. El valor de las D.O.

“Desde las denominaciones de origen se está trabajando con prudencia e intentando maximizar todas las comunicaciones tanto con los viticultores y bodegueros como con los propios consumidores. El momento más delicado ha sido el de las vendimias, pero podemos decir que se han superado de forma tranquila y sin brotes que lamentar”, expone Gayubo desde la Ribera del Duero. (…).

  1. Enoturismo seguro

“El valor sobre las medidas higiénico-sanitarias y de seguridad que hasta la llegada de la pandemia se daba por hecho, ahora ha cobrado pleno protagonismo, y cuando superemos esta situación será un punto a tener en cuenta que hasta ahora no considerábamos”. Lo dice el director de la Ruta del Vino Ribera del Duero. “A partir de ahora, cuando busquemos alojamiento, restaurante o una bodega para visitar, querremos que tenga wifi, un buen aparcamiento, pero también nos importará su protocolo de seguridad. Se trata de un servicio más que el establecimiento debe avalar en su oferta”. (…)

  1. La copa siempre medio llena

Las ventas de vino en España han sufrido un descenso que no se ha compensado del todo por la exportación. El mercado mundial vive un año lleno de incertidumbre ante las diversas amenazas que afectan al sector, como son la pandemia de coronavirus, el BREXIT, los ‘Aranceles Trump’ o la crisis de las importaciones chinas, según destaca Rafael del Rey, director general del OeMv.

Tiempos oscuros para un sector que bodegas, denominaciones y canales de venta se esfuerzan por mantener lejos de la catástrofe. Y es que para todo hay una lectura negativa y otra positiva. Lo explica el director general de la D.O. Rueda: “La negativa tiene que ver con la crisis económica que va a quedar después de la pandemia, pues al final el vino no es producto de primera necesidad. Y la positiva se refiere a esos hábitos diferentes de consumo en casa, esos nuevos momentos para beber vino como disfrute y relajación que antes no existían con tanta incidencia en España”. (…)

  1. 2020: una cosecha excelente

La Compañía de Vinos Vintae ha acabado la vendimia en las 14 zonas donde elabora y augura una añada de gran calidad en todas ellas. “Para los blancos va a ser excelente”, afirma su director técnico y enólogo, Raúl Acha. “Y en tintos esperamos vinos con fruta, potencia y buena acidez. Va a ser un año de vinos muy equilibrados”.

Estos buenos resultados no eran predecibles dadas las dificultades que ha habido en el campo por la amenaza de las enfermedades fúngicas en casi todas las zonas de elaboración del territorio nacional. “El reto ha sido conseguir un buen equilibrio de producción en el campo”, explica Richi Arambarri, CEO de Vintae. (…).

Desde el Grupo de Bodegas Riojanas también defienden con orgullo la vendimia que llevará el ‘número maldito’ en la etiqueta: “Sin duda, estos magníficos vinos serán uno de los grandes y desgraciadamente escasos legados que nos dejará 2020”.

Y en ‘lavanguardia.com’ nos encontramos con ‘Los retos del mundo del vino frente a la crisis de la Covid-19’ que nos indican en un interesante artículo que: “La situación no es buena, se aborde desde donde se aborde. Este hecho, que a estas alturas difícilmente puede ya sorprender, marca un ambiente general en el que, sin embargo, no todo son sombras. O no tan alargadas, al menos, como aparecían en las previsiones de hace unos meses.

Sondeamos la opinión de expertos de diferentes ámbitos del mundo del vino. Cristina Alcalá, Óscar Cidanes, Pepe Ferrer, Xavier Gramona y Salvador Manjón comparten perspectivas generales respecto a las grandes tendencias, pero sus perfiles profesionales les permiten introducir importantes matices en la cuestión.

Estamos en un momento complicado en el que es imposible cumplir con cualquier previsión que se hubiese establecido. Quien se manifiesta en este sentido es Óscar Cidanes, gerente del restaurante – vinoteca Detapaencepa, en Vigo, y “pequeño productor”, tal como él mismo se define, en el proyecto Destinos Cruzados, en Rías Baixas. Según Cristina Alcalá, de Alma Carraovejas, había una tendencia al alza en exportación que se reduce y que, sumada al Brexit, a los aranceles Trump y a que en España el canal Horeca supone más de la mitad de la ventas, no augura nada bueno.

Xavier Gramona matiza, sin embargo, señalando que, aunque la situación con carácter general no es buena en absoluto, según las marcas estén posicionadas en restauración o en lineal de supermercado hay grandes diferencias: “las hay que han mejorado sus previsiones y otras que están hasta un 50% por debajo”.

En la misma línea se manifiesta Salvador Manjón, director de La Semana Vitivinícola: todas las previsiones se han visto trastocadas en lo relativo a promoción en el exterior, inversión de las bodegas, etc. Sin embargo, identifica modificaciones de tendencia que han amortiguado, en cierta medida, el impacto. “En los 7 primeros meses ha habido un incremento de un 28% (en valor) de las ventas en el canal alimentación, aunque no compensa el 30% de pérdida en el canal HORECA”.

Pepe Ferrer, embajador de la D.O. Jerez para la gastronomía apunta cifras similares: “La caída de las ventas -en la D.O. en la que trabaja- ha sido de un 16% en los tres primeros trimestres, cuando la previsión era de un 30%. Y dentro de esto, la mayor ralentización se ha dado en el mercado nacional, mientras que las exportaciones resisten mejor, particularmente en países como el Reino Unido y Holanda, donde el descenso no ha llegado al 5%”, un dato importante para una denominación de origen que tiene en el internacional su gran mercado. (…)”.

Palabras para reflexionar en este paso de año, donde, no olviden, el vino debe ocupar el lugar que merece en las comidas y cenas de estas próximos días. Eso sí, siempre de calidad y disfrutándolo de manera moderada.

Suscríbete gratis a nuestro boletín.¡Pincha aquí!