Torres cumple 150 años

La quinta generación de la Familia Torres inició su incursión en las principales zonas vinícolas españolas, entre ellas Rioja.

En 1870 que los hermanos Miguel y Jaime Torres Vendrell fundaron ‘Casa Torres y Compañía, cosechero y exportadora de vino’ en Villafranca del Penedès. Desde entonces, cinco generaciones de la misma familia han contribuido al desarrollo del negocio con una visión innovadora para hacer de Familia Torres un referente del vino español en el mundo.

Con la incorporación de la quinta generación al negocio, Familia Torres inició su incursión en las principales zonas vinícolas españolas -Rioja, Ribera del Duero, Rueda y Rías Baixas-, un patrimonio de bodegas y pequeños viñedos que se sumaría al que ya tenía en Catalunya, concretamente en el Penedès, Priorat, Conca de Barberà y Costers del Segre.

Con cerca de 2.000 hectáreas de viñedos, nueve bodegas en España y presencia en 150 países, Familia Torres controla minuciosamente todo el proceso desde la cepa hasta la copa. Sus vinos conforman hoy un mosaico de viñas asentadas, en muchos casos, en propiedades históricas y parajes singulares, vinos que buscan recoger la esencia de cada una de estas viñas y que hablan de manera honesta de esos paisajes, con sus terruños y variedades.

La familia Torres en Rioja

En 2018, el proyecto La Carbonera marca una nueva etapa para los vinos riojanos de la Familia Torres, focalizada en viñedos propios. Toma el nombre de la histórica finca catalogada como viñedo singular, que se encuentra cerca de la bodega y de la que nacerá en un futuro un vino icono. La singularidad de esta viña radica en la edad de sus cepas (73 años), la extensión de la finca (10 hectáreas) y su valor histórico, ya que aquí se conservan lagares rupestres como testimonio del origen de la elaboración del vino.

Con este proyecto, Familia Torres afianzaba su apuesta por Labastida, convencida del extraordinario potencial de esta histórica villa en la elaboración de grandes vinos. La centenaria bodega familiar inició su andadura en la Rioja Alavesa en 2006, poniendo a cargo de sus proyectos a Julio Carreter, enólogo oriundo de Vitoria.

Para Miguel Torres, director general de Familia Torres, “nuestro principal hito ha sido mantener la bodega en manos de la familia durante todos estos años, con cada generación innovando a su manera y aportando su particular visión al desarrollo del negocio. Me parece extraordinario que hayamos llegado hasta aquí y es una suerte poder seguir haciendo lo que nos apasiona: elaborar vino y cuidar las viñas. Ahora, el reto más importante al que nos enfrentamos es el cambio climático”.

 

Suscríbete gratis a nuestro boletin.¡Pincha aquí!