conquistar al nuevo consumidor

El mundo del vino a sorbos
Texto: Antonio Egido

¿Cómo conquistar al nuevo consumidor del vino?, esta es la pregunta que le hemos lanzado al buscador y recogemos algunas de las respuestas que espero nos sirvan para todos.

La primera web que descubrimos es ‘vinetur.com’ donde nos indican “Pequeñas reflexiones para conquistar a los nuevos consumidores de vino”, que son las siguientes: “Casi todos los jóvenes, nuevo objetivo a conquistar en el mercado del vino, se inician en el vino con el típico “Lambrusco” o “Prosecco”,  este último, ahora cada vez más de moda. Si no lo han hecho ya, es evidentemente, con el muy conocido “calimocho” o “tinto de verano”, en los que mejor correré un tupido velo, para no hablar de ellos.

Estos, El Lambrusco y El Prosecco, ojo!, fijémonos que hablamos de simples espumosos pero que se han hecho con un nombre propio, son unos vinos fáciles de beber, aromáticos, afrutados y con un toque de carbónico divertido y jovial que lo hace perfecto para toda ocasión.

Además, son vinos que los más o menos amateurs, pueden permitírselos de vez en cuando según su bolsillo.

Evidentemente de todo hay en la viña del Señor, y algunos serán calidad/precio más asequibles que otros, así como algunos más bebibles que otros.

Pero en general, son vinos perfectos para acompañar cualquiera de las ocasiones de ocio, celebración o fiesta que la vida les brinde a estos jóvenes, noveles o amateurs del vino: Cenas y comidas divertidas, románticas o celebraciones de cumpleaños, aumentos de sueldo o simplemente, la ya cada vez más difícil celebración de encontrar un puesto de trabajo.

Por supuesto, son vinos mucho más baratos que el cava o el champagne, y mejores y más digestivos que los gasificados. Que en mi opinión dejan muchísimo que desear ya solo para la salud.

Además, tanto unos como otros han sabido posicionarse perfectamente en el mercado, con un marketing, sobretodo en la forma y gustos del embotellado y etiquetado, muy acorde al gusto del consumidor final. Incluso en algunos casos, tan solo el embotellado, el tapón y la etiqueta, cuesta más que el producto que guardan en su interior”.

Pasamos a ‘verema.com’ y a su artículo para captar a nuevos consumidores, donde leemos que “Jóvenes, mujeres y neófitos son el target de muchas bodegas. Vinos frutados y menos astringentes, etiquetas más atractivas y la excursión por canales no tradicionales, como Internet, discotecas y degustaciones “de nicho”, están entre las estrategias más usadas. Cuál es el secreto, ¿existe una receta?

¿Cómo hacer para que los jóvenes (mayores de 18) tomen más vino que cerveza u otras bebidas alcohólicas? Las mujeres, ¿qué tipo de vino toman? ¿Blancos, frutados o tintos con mucho cuerpo? ¿Existe una estrategia común para acercar a los neófitos a un mundo tan complejo como el del vino? La respuesta es sí y no. Consultadas ocho bodegas dieron su visión de este tema tan intrincado, como apasionante. Y aunque las opiniones difieren, en un punto todas están de acuerdo. A los “exploradores” hay que ofrecerles vinos frutados, con taninos suaves. Aromáticos. Con mucha madera, para tapar la astringencia, dicen. Vinos fáciles de tomar, denominados de segunda copa, agregan. El gran desafío, se sabe, es atraer a este grupo al segmento de los vinos tranquilos, ya que los frizzantes y espumantes ya son aceptados por paladares “no expertos”.

Otro punto en el que hay coincidencia es que las estrategias de marketing deben apuntar, tanto al estilo de vida como a la ocasión en que se consume un determinado tipo de vino. Las bodegas indican que una ocasión excelente para atraer consumidores nuevos son las degustaciones, tanto en tiendas especializadas como supermercados. Este último canal es el preferido para acercarse a la mujer, quien es en general, la que tiene la decisión de compra.

Las estrategias de comunicación siguen a continuación, “Apelando al bienestar, al placer, a la moda, a la transgresión, a lo diferente, a lo innovador, al sentido de pertenencia”, señala Carlos Caselles de Bodega sinfín”.

Hasta ahí leemos un muy largo artículo que habla de los vinos tranquilos, de los jóvenes o de las mujeres. Y nos vamos a ‘utielrequena.org’ donde nos exponen “tendencias vinícolas para los próximos meses” a la búsqueda de  nuevos consumidores que son las siguientes: “El consumidor consciente también ha llegado a los viñedos. Como está pasando con la alimentación, la moda… y casi todos los sectores, los clientes actuales quieren sentir que además de consumir están apoyando marcas éticas y promoviendo los valores en los que creen.

Por ello los vinos ecológicos siguen siendo una moda imparable. Una tendencia que evidencia la preocupación por el planeta y obliga a las bodegas a perfeccionar sus técnicas. Sobre todo, porque parece que este tipo de compra ha llegado para quedarse.

Los vinos veganos también siguen en aumento. Algo que hace años ni tan siquiera nos cuestionábamos porque ¿los vinos están hechos de uva, no? Afirmativo, pero ahora el consumidor quiere que en su elaboración no se emplee ningún producto derivado de animal.

Los clarificantes tradicionales son el peor enemigo de esta etiqueta. Una revolución que está dando paso a nuevos inventos de origen vegetal como las proteínas de trigo o guisante.

Otra tendencia muy relacionada con esta nueva forma de consumir más consciente y ética es la compra de cercanía. El consumidor prefiere apoyar más al comercio local, también por el ahorro de contaminación que supone.

Es por ello que el consumidor de vino apostará cada vez más por etiquetas autóctonas.

Como te comentábamos al principio, uno de los principales motivos de estos cambios es la seducción de un nuevo consumidor. En el caso del mundo del vino, los profesionales están buscando de forma incesable el método para rejuvenecer el sector. El deseo de la industria por seducir a un bebedor más joven y su afán por consumirse en ambientes más informales creará nuevas tendencias que aún no hemos visto de forma descarada en nuestro país pero para las que debemos irnos preparando.

La más llamativa y polémica es la lata. Una nueva forma de consumir el vino que genera poca simpatía entre los wine lovers más clásicos. Pero a pesar de que en Europa sea un formato que nos esté costando aceptar, cada vez hay más adeptos a esta nueva forma de consumo en el nuevo mundo”.

Diferentes y variadas formas de atrapar al nuevo consumidor, aquel que todavía no ha disfrutado de un vino de calidad.

Suscríbete gratis a nuestro boletín.¡Pincha aquí!