La pandemia ha impulsado la venta de vino online pero no tendrá suficiente fuerza como para desplazar la actividad de la tienda física que “seguirá siendo el principal canal minorista durante la próxima década”, según constata el informe ¿Es el e-commerce bueno para Europa?, que ha elaborado la consultora Oliver Wyman con el apoyo del Institute of Supply Chain Management de la Universidad de St. Gallen (Suiza) y por encargo de Amazon.

El volumen de crecimiento de demanda online “refleja la excepcionalidad del ejercicio”, según el análisis de Oliver Wyman, que augura una tendencia para los próximos años de crecimiento pero más moderado.

En concreto, el informe estima que la facturación a través del canal ‘online’ representarán el 30% de todas las ventas al por menor en 2030. “El coronavirus ha supuesto un antes y un después para el ‘e-commerce’. Si antes de la pandemia se comenzaba a atisbar cierta desaceleración de las ventas por el canal ‘online’ en la mayoría de los países en Europa, ahora todo indica que lo más probable es un crecimiento sostenido y constante de esta actividad”, ha indicado la socia responsable del área de Retail & Consumer Goods de Oliver Wyman para todo EMEA, María Miralles. De esta forma, el ‘e-commerce’ creció de forma agregada en un 31% en 2020 respecto a 2019, cifra que se compara con el incremento interanual del 12% experimentado un año antes, mientras que en España, el incremento interanual de los ingresos del canal ‘online’ en 2020 fue del 38%.

El futuro es omnicanal

“Estamos convencidos de que la tienda física seguirá siendo el principal canal minorista durante la próxima década. Ahora bien, lo sucedido con el e-commerce el año pasado pone en evidencia la fortaleza del canal online y que el futuro del retail es omnicanal. No solo ha aumentado la confianza de los consumidores en los niveles de servicio y las soluciones de pago del canal online, sino que, además, las grandes enseñas y las tiendas físicas están añadiendo funciones online que hacen aún más atractiva su oferta y los consumidores cada vez se muestran más híbridos en sus hábitos: miran y compran online y recogen en tienda o al revés. Como resultado, los límites entre el e-commerce y venta física se están difuminando”, ha explicado María Miralles, socia responsable del área de Retail & Consumer Goods de Oliver Wyman para todo EMEA.

Otro factor que incide en la aceleración de la transformación del retail hacia la omnicanalidad es la digitalización del comercio minorista organizado. En aquellos países donde el comercio minorista está más organizado, la cuota del e-commerce en las ventas al por menor es más alta ya que el comercio organizado establecido ha avanzado más rápido hacia la venta minorista omnicanal. “El comercio minorista organizado está creciendo como proporción del comercio minorista global y esto es relevante porque los primeros operan cada vez más en un formato omnicanal, alimentando así el crecimiento del comercio electrónico. Las geografías con las tasas más bajas de comercio minorista organizado, como España, podrían digitalizarse más lentamente”, añade Miralles.

En este sentido, España es uno de los mercados europeos con menor madurez del comercio organizado y también menor penetración del canal online en el total de las ventas minoristas. En 2019, las ventas de ese segmento representaron en torno al 49% de todas las ventas al por menor y la cuota de penetración del online sobre el total de ventas era del 5,5%.

Suscríbete gratis a nuestro boletín.¡Pincha aquí!