uva syrah

El mundo del vino a sorbos
Texto: Antonio Egido 

Volvemos a fijarnos en una uva monovarietal que ofrece vinos diferentes a un mercado del vino que tiene, como una de sus principales características, el poder encontrar vinos totalmente diferentes. Hoy ponemos la lupa en la uva syrah.

De la que conocemos algo más en ‘catadelvino.com’, donde nos hablan de ‘La uva syrah en España’ indicándonos que “Una de las tesis es que proviene de la ciudad persa de Shiraz, desde donde bien los fenicios o siglos después los cruzados la habrían llevado a la Galia. Según otros, viene de Siracusa, en Sicilia. Tiene una importante implantación en el centro y sur de Francia, lo que ha dado lugar a que se considere que puede ser originaria del Ródano, región donde se elaboran vinos monovarietales con esta uva, en particular los de Hermitage

Los primeros monovarietales de syrah procedieron de Jumilla y Alicante y salieron de las bodegas de Agapito Rico y Enrique Mendoza. Años más tarde, les siguieron también en Jumilla las bodegas Casa de la Ermita y Julia Roch.

Esta uva se ha aclimatado a la perfección en todas las Denominaciones de Origen de la Comunidad Valenciana y Murcia, al complementar muy bien con la monastrell, que es la variedad característica de esta zona del Levante.

También combina con la garnacha y cariñena, aportando longevidad y frescura. La garnacha y cariñena son uvas autóctonas de Aragón (Cariñena, Calatayud, Campo de Borja) y Cataluña (Priorato, Montsant, Terra Alta, Tarragona), por lo que muchos de estos vinos suelen llevar algo de syrah. La Mancha es otro de los lugares de asentamiento de esta uva.

Esta variedad requiere mucho sol y temperaturas altas. Es resistente a la mayoría de las enfermedades más comunes de la vid. Sin embargo, en 1993 se comenzaron a ver los primeros síntomas en Francia de una enfermedad luego denominada “Decaimiento del Syrah”, que rápidamente se difundió por otras partes del mundo como Estados Unidos y Argentina.

El vino de syrah es un vino con mucho color, oscuro, intenso, aromático, muy afamados en la viticultura mundial. Sus vinos tienen aromas a fruta madura, recordando a las grosellas, las violetas, las moras silvestres y a las frambuesas, manteniendo aromas a pimiento o canela y clavo. Cuando envejecen no toman mucho aroma de la madera pero su aroma recuerda el cuero, el alquitrán, el ahumado y sólo ligeramente la vainilla”.

En ‘enterwine.com’ completamos esta infomación sobre esta monovarietal leyendo que: “La Syrah es una variedad de rendimiento medio-bajo, que requiere horas de insolación y temperaturas altas. Por lo general es resistente a las enfermedades propias de la vid. La syrah es una variedad de fácil viticultura. La cepa presenta un porte erguido y plástica. Los racimos son de medio tamaño, de forma cónica alargada a tendencia cilíndrica y apiñada. Las bayas son de color negro-azuladas y de forma elipsoidal.

El vino con la uva Syrah es amable y sabroso de aroma profundo a frutas silvestres y a violeta en su juventud para evolucionar a notas herbáceas y de pimienta después de una larga crianza. Color vivo a violeta intenso. Alta carga tánica. En boca el vino tinto de Syrah es robusto y estructurado. Es un vino ideal para compartirlos con platos contundentes”.

Y terminamos con algunas recomendaciones de vinos elaborados con este tipo de uva, que aparecen en la Guía Peñín y en su web ‘guiapenin.wine’, con el atractivo título de “Los 5 mejores syrah de España” que son los siguientes:

95 puntos – Perelada Finca Garbet 2015
P.V.P.: 110 euros.
Zona de producción: D.O. Empordà.
Castillo Perelada
La finca Garbet, situada casi en un balcón que mira al mar, es un reto al clima pero sometido a la repetida influencia de la Tramontana, un viento que afortunadamente seca rápido la humedad, pero tampoco deja crecer la uva concentrando sus bayas. Sus características están a medio camino entre el modelo australiano y francés. Tiene calidez, cuerpo, con un color no muy intenso, pero con cierta expresión y complejidad de fruta madura, que es lo más difícil. El viñedo está cerca de una zona abrupta y muy aireada de la costa con suelos de gran drenaje.

94 puntos – Abadía Retuerta Pago Garduña Syrah 2016
P.V.P.: 75 euros.
Zona de Producción: Vino de la Tierra de Castilla y León.
Abadía Retuerta
Quienes conocen los vinos del valle del Duero saben que allí reina la tempranillo, una variedad cercana en su tramo vegetativo a la syrah y cultivada en esta zona algo más fresca del mapa continental español. Esta uva es una rareza en Castilla y León. Suelos arenosos con la cierta amplitud térmica de la cuenca del Duero, pero muy “australiano” (chocolate, muy intenso de color, cálido, torrefactado, fruta negra). A la boca es muy sabroso y con cierta complejidad frutal.

94 puntos – Malpaso 2017
P.V.P.: 13 euros.
Zona de Producción: D. O. Méntrida.
Bodegas Canopy
Suelos arenosos y un trabajo cuidado meticuloso de la viña, vigilando el sombreado de racimos, en una zona especialmente azotada por el sol. Color intenso, cierta dulcedumbre, aunque con buena acidez utilizando algo de raspón, un punto herbal balsámico. Un ejemplar trabajo en el campo cuando las condiciones de drenaje del suelo y las temperaturas elevadas obligan a no apartar el ojo de la viña teniendo en cuenta que es la uva más temprana en la zona de Gredos.

93 puntos – Venta la Ossa Syrah 2017
P.V.P.: 14 euros.
Zona de producción: Vino de la Tierra de Castilla.
Bodegas Mano a Mano
Los 700 metros de altitud donde se encuentra este viñedo, mitigan en cierto modo los calores de la plana manchega. Este vino fue hijo de la metodología de Rafa Cañizares, su creador en los primeros pasos de esta bodega con el Grupo Ordóñez. Hoy Bodegas Mano a Mano pertenece al grupo Avanteselecta. Es un vino de los poquísimos que hay en La Mancha que tiene que lidiar con los calores manchegos sin un ápice de sobremaduración, capaz de aunar potencia, intensidad de color y alcohol con cierta frescura y expresión varietal.

Su color es cereza muy intenso. El aroma evoca entre café y chocolate, potente, el roble asoma su parte cremosa, arropada por una profundidad de fruta negra madura. En boca es persistente, ligera nota entre ahumada y tostada en retronasal con taninos firmes y maduros.

93 puntos – Clos D’Agon Syrah Mas Palet 2018
P.V.P.: 80 euros.
Zona de producción: D.O. Empordà.
Bodegas Clos d’Agon
Algo cercano al mar en el Bajo Empordà más frondoso, allí la syrah se encuentra algo más cómoda, pero sacando pecho con un color más oscuro, ciertas notas confitadas, con estructura de taninos firmes aunque suaves, pero con una maduración más contenida que deja un ligero resquicio herbal y balsámico que se combina formalmente con las especias de un envejecimiento de 18 meses en barrica tanto nueva como usada”.

Una variedad que vamos a buscar en el mercado del vino y vamos a disfrutarla sorbo a sorbo. Será todo un hallazgo. Seguro.

Suscríbete gratis a nuestro boletín.¡Pincha aquí!