Variedad de uva graciano

El mundo del vino a sorbos
Texto: Antonio Egido

Si bien lo más típico del vino de este país es que degustemos un vino de calidad de tempranillo, vamos a ir recordando y al mismo tiempo pedir a nuestro buscador -en diferentes semanas de este mismo año 2021- vinos monovarietales que merezcan la pena, como es el graciano que en las Denominaciones de Rioja, Navarra o el País Vasco, principalmente, son muy utilizadas en pequeñas proporciones junto al tempranillo, pero que también es una uva que da muchas alegrías, cuando se mima su elaboración.

No obstante, antes conviene repasar lo que es y significa este tipo de uva, que lo encontramos en ‘vinoscutanda.com’ donde leemos que “Al tratarse de una uva de poco rendimiento, no es muy casual encontrar grandes cultivos de esta. Por norma general, se encuentra cultivándose en el mismo viñedo con otras variedades. Su evolución se facilita en climas áridos y cálidos, soportando de peor modo los climas más fríos. La planta de vid produce una cantidad mínima de bayas aromatizadas, que suelen ser vendimiadas, como algunas otras variedades, a finales de octubre, considerándose a esta una vendimia tardía.

Como carácter representativo de esta variedad, se observa que su racimo presenta dos hombros cilíndricos cortos. Las bayas son de menor tamaño, al resto y tienen una forma redondeada. El color del grano es muy oscuro. Su pulpa es dura e incolora. Esta variedad es potencialmente resistente, es decir, aguanta bien frente a las posibles enfermedades que la puedan atacar.

Historia de la uva graciano

Procedente, se cree, de La Rioja, hoy en día esta variedad está intentado llegar a distintas zonas de España. La uva graciano está recomendada en las comunidades autónomas de Navarra, País Vasco y La Rioja, mientras que su autorización se extiende también hasta Andalucía, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura y Comunidad Valenciana. Desde su origen hasta ahora, siempre se han producido bajas cosechas, pero esta uva es clave, en los grandes reservas de Rioja y Navarra, aportando carácter preciso para envejecer.

Características generales de los vinos de uva graciano

En toda su tradición, la uva graciano se ha utilizado como variedad para mejorar las cualidades de otras. Para “coupages” con tempranillo o garnacha. A esta siempre se le ha tenido como creadora de un vino de aromas específicos, aportando “chispa” a las mezclas en las que participaba.

Como norma general, esta uva no forma parte de la producción de vinos jóvenes y al igual, existen muy pocos vinos en el mercado elaborados únicamente con esta variedad, ya que esta uva presenta una variedad de mosto de baja graduación alcohólica, elevada acidez total y un color mayor al resto que dan como resultado vinos de aromas muy especiales, siendo así el componente perfecto para la mezcla con otras variedades. Se puede decir que por ello, a esta uva le acompañan varios mitos negativos durante toda su historia relacionados con su baja productividad y si vendimia tardía. Pero estas características, poco tienen de negativas, ya que su baja productividad se asocia a su calidad máxima, mucho mayor a la de otras variedades. Y su vendimia tardía se debe a que esta variedad presenta un ciclo tardío y por tanto en La Rioja Alta tiene mayores dificultades para madurar pero en cambio en La Rioja Baja el graciano madura sin ningún problema”.

Y en ‘ecured.cu’ nos amplían la información, e incluso contradicen la última parte de lo acabado de leer, indicándonos:

Características

Las uvas, aunque tintas y en plena maduración, presentan un aspecto empolvado intenso muy sostensible al tacto.

Aromática, de viva acidez y abundante tanino. La materia colorante de esta uva es intensa pero poco estable, y evoluciona pronto del rojo al marrón de vino viejo

Proporciona mosto muy oxidativo. Por ello un vino neto de graciano, aunque sería muy aromático, también sería inestable de color.

Da lugar a vinos muy apreciados por conferirles un peculiar aroma. Los vinos jóvenes de graciano son muy tánicos, broncos y ásperos, pero experimentan una magnífica evolución durante la crianza en madera y botella.

La graciano no es muy abundante por su escasa rentabilidad y su extrema sensibilidad a la humedad por lo que con frecuencia aparece mezclada en pequeñas cantidades en una misma viña con otras uvas. Es de maduración tardía

Graciano es una variedad española de vid (Vitis vinifera) tinta. Es una uva de poco rendimiento que prospera en climas áridos, cálidos y además es resistente a las enfermedades, la vid produce una baja cantidad de bayas delicadamente aromatizadas que son normalmente vendimiadas a finales de octubre.

El racimo tiene dos hombros cilíndricos cortos. Sus bayas son de tamaño pequeño y forma redonda. Tienen la pulpa dura e incolora y su piel es de un color negro intenso.

Pero poco queda hoy del protagonismo de otros tiempos. Parte del abandono de su cultivo se debe a su alta vulnerabilidad que obliga a realizar tratamientos de pulverización hasta que la uva alcanza la madurez. Dado su ciclo tardío, se vendimia en el mes de octubre, cuando sus hojas anaranjadas se trastocan en tonalidades rojizas. En los días previos, la uva sufre importantes variaciones: la piel pasa de ser muy dura a tornarse débil y el incremento de azúcar se produce de forma muy brusca. Algunos, como Jancis Robinson, se lamentaban de que las dificultades de cultivo hayan causado este retroceso al que atribuye la diferencia de calidad entre los grandes riojas de otros tiempos, fruto de un matrimonio casi perfecto entre ésta y las Tempranillo, Mazuelo o Garnacha, y los actuales.

En Francia, se identifica erróneamente con la morrastell y con este nombre se encuentra también en Australia, aunque las investigaciones más recientes han demostrado que se trata en realidad de la mourvèdre.

Según un profundo estudio realizado sobre la graciano por María José López de Heredia, existen algunos datos comparativos entre la tempranillo y la graciano, realizados entre los años 1895 y 1916 en la estación Enológica de Haro, Esta variedad figura con una producción superior a la tempranillo en un 6 por ciento, con un grado alcohólico inferior en un 15 y una acidez superior en un 17 por ciento. En aquella época dirigía la Estación el eminente agrónomo Víctor C Manso de Zúñiga que llegó a descifrar las diferencias de esta variedad, su complementariedad con la tempranillo, garnacha y mazuelo, y su mayor exclusividad en el ámbito riojano. Esto último es tan cierto como que la graciano es la que más a gusto se siente en este territorio y más concretamente en la Rioja Alta. Nunca un Rioja será tan Rioja como un vino con graciano que le da aroma, frescura y color; la “gracia” del Rioja como llegó a definir Pedro López de Heredia a esta vinífera que, sin dilación, debe encontrar su sitio trascendental en esta importante zona vinícola de España En la actualidad esta variedad está siendo sometida a procesos de selección por el Centro de Investigación y Desarrollo Agrario de La Rioja para mejorar en producción y calidad.

(…) Los Vinos

Los vinos que se hacen con ella son muy apreciados, por dotarle de un rojo intenso y acidez elevada.

Aporta a los vinos mayor longevidad. El vino que esta uva produce se caracteriza por su intenso color rojo, fuerte aroma y capacidad para envejecer bien.

Uno de los ingredientes tradicionales en el ensamblaje de los vinos riojanos, hoy apenas cubre unos cientos de hectáreas en la Rioja Alta y Navarra y se dice que alcanza la máxima calidad en el triángulo Villalba-Briones-Labastida, asentada en suelos ligeros de composición calcárea.

Se caracteriza por su aroma exuberante y buena longevidad que la hace muy apta para intervenir en la elaboración de los reservas y grandes reservas. Los mostos de graciano son de color rojo vino, gratos y de acidez elevada, muy perfumados y evolucionan hacia el olor de la leña cortada. Juan Marcilla Arrázola considera que el perfume característico del Rioja se debe a la intervención de esta cepa que aporta finura y calidad al ensamblaje, elevando el potencial aromático de la tempranillo. Por su gran vocación oxidativa se utiliza también en la elaboración de rosados”.

Pero esta semana, le animamos a que busque, consiga y disfrute de uno de los muchos vinos monovarietales que el mercado ya ofrece elaborado con exclusivas uvas de graciano que le dejará un regusto que le hará, seguramente, volver a ellos con el tiempo. Un aplauso para las bodegas que elaborar solo graciano.

Suscríbete gratis a nuestro boletín.¡Pincha aquí!