La empresa corchera Víctor Amorim organizó una oportuna charla técnica sobre vinos espumosos que concitó el interés de medio centenar de enólogos riojanos el pasado jueves 15 de febrero en el Museo Vivanco de la Cultura del Vino. Tras la aprobación el pasado año por parte del Consejo Regulador de Rioja de la nueva figura ‘Espumosos de Rioja’, cuyo Pliego de Condiciones está pendiente de aprobación por parte de Bruselas, han sido ya ocho bodegas las que han registrado su solicitud para elaborar este tipo de vinos, cuya producción en Rioja, aunque muy minoritaria, cuenta con una historia centenaria por parte de algunas bodegas, como Cune y Bilbaínas, a las que se sumaron en la segunda mitad del Siglo XX Bodegas Muga, Bodegas Escudero, Bodegas Faustino y Bodegas Ondarre. Desde la creación de la Denominación de Origen Cava en 1972, toda la producción de estas bodegas de Rioja ha estado amparada por dicha Denominación.

El primer ponente de la jornada, Pablo Franco, director del órgano de Control de la D.O: Ca. Rioja, expuso con detalle el alto nivel de exigencia que se ha planteado en la normativa con el objetivo de situar la producción de Rioja en el segmento alto del mercado. Se pretende que sea un producto de calidad y prestigio, obtenido mediante el método tradicional y con limitación en los contenidos en azúcar (Brut, Extra Brut y Brut Nature). Entre los requisitos específicos cabe señalar la vendimia manual, la limitación del rendimiento de transformación respecto del generalmente autorizado para los vinos tranquilos, así como un período mínimo de permanencia para la segunda fermentación de 15 meses, que se eleva hasta 24 meses en la categoría Reserva y 36 meses en la de Gran Añada. Por último, el producto será objeto de una doble evaluación cualitativa, con una valoración físico–química y organoléptica previa a su comercialización y obligada valoración de buena / muy buena.El responsable de exportación de Amorim, Joao Monteiro, ofreció una visión muy completa del mercado mundial de los vinos espumosos, mercado que en su opinión ofrece una excelentes expectativas de crecimiento, como el que en los últimos años ha capitalizado el ‘prosecco’ italiano. Tras él, el presidente del Instituto Catalán del Cava, profesor universitario y bodeguero Jaume Gramona, realizó una exhaustiva exposición sobre los ‘aspectos claves para la elaboración de vinos espumosos de calidad’, con la referencia siempre presente de la nueva indicación ‘Cavas de Paraje Calificado’, de la que ha sido gran impulsor. Como colofón a la jornada, ofreció una cata de tres de sus más selectos cavas de Paraje Calificado de las añadas 2010, 2007 y 2002, así como de un gran reserva 2004 de Recaredo, realmente sobresalientes todos ellos.

La charla finalizó con las intervenciones Ernesto Sa Pereira y Miguel Cabral, responsables técnicos de Amorim, sobre todo lo relacionado con el taponado de las botellas de espumoso en el primer caso y sobre los grandes avances que se han producido en los últimos años en la investigación y control de la presencia de TCA en los tapones de corcho respectivamente.

PIE FOTO: 

Los ponentes (de i, a d.) Joao Monteiro, Pablo Franco, Ernesto Sa Pereira, Jaume Gramona y Miguel Cabral, junto a Ignacio García, gerente de Víctor Amorim.

 

Compartir