packaging del vino
Alumnos del Máster de Packaging de la Escuela Superior de Diseño de La Rioja en Argraf, líderes absolutos en la fabricación de etiquetas de vino

El mundo del vino a sorbos
Texto: Antonio Egido

En esta segunda parte dedicada al mundo del envoltorio, nos vamos a acercar  a las nuevas tendencias de packaging de vino.

Y para ello recurrimos en primer lugar a la página ´solucionespackaging.com´ donde nos indican que: “Incluso una industria de apariencia tan tradicional como es la del vino cambia constantemente adaptándose a las nuevas tendencias tecnológicas para ser empresas de vanguardia que marcan tendencia. Y es que como dice el refrán, renovarse o morir.

Hasta ahora, el vino en su formato más clásico ha sido el objeto de deseo de consumidores de mediana edad, quedando alejado de los sectores más jóvenes de la población. Por eso, el próximo reto del sector vitivinícola es lanzarse hacia un público más joven, cosmopolita y atrevido. Misión: rejuvenecer el vino y convertirlo en atractivo para los millennials. Aquí es donde cobra importancia el packaging de vino.

Nuevas formas, etiquetas, envases y colores con la misión de atraer al público millennial

En el nuevo packaging de vino todo comienza por llamar la atención y captar las miradas: nuevos colores, formas, envases, cierres y etiquetados que rompan la norma. Toma nota del próximo color de moda en los stands de vino de comercios especializados y grandes superficies: las botellas color canela.  Esta tonalidad combina elegancia y prestigio, alejándose de los clásicos colores más oscuros.

En cuanto a las líneas y las formas,  las botellas de estilo borgoña, todo un retorno a los orígenes, ya que es el tipo más antiguo conocido procedente de la región francesa homónima, con unas medidas de 28,7 centímetros de altura y un diámetro de 8,05 centímetros. Eso sí, las prolíficas bordolesas seguirán viéndose, aunque en su formato más alto y esbelto.

Sea como sea, estarán vestidas de etiquetas grandes y sleeves  en colores blancos, tanto es así que incluso hasta pueden ser dos. Aquí la imaginación y la creatividad tomarán el mando, por lo que veremos ilustraciones, juegos visuales y trucos que buscan la complicidad del potencial comprador.  Porque cogerla en las manos es el primer paso para llevarla a casa. Por cierto, no se deja ni un solo detalle al azar: aunque primen los colores claros, hasta el fondo será cuidadosamente escogido para que todo encaje.

Aunque el corcho ha sido santo y seña del embotellado de vino, se busca explorar otras formas que faciliten su consumo, alejándose de la tradición en favor de la comodidad.  Sí, la boca de rosca se hace un sitio en las bodegas”.

En ´ibergum.com´ nos hablan de “Seis tendencias en packaging para 2019” que son las siguientes: “…las empresas requieren de la anticipación suficiente como para llegar lo antes posible a dar respuesta a los gustos y necesidades de sus clientes, y a las perspectivas y oportunidades que se presentan cada vez más rápidamente y que serán muy pronto fenómenos de masas.

La tecnología del envasado marca el ritmo de toda la cadena de suministro y en Empack 2018 se ha hecho una anticipación de las principales tendencias de packaging para el próximo 2019.

Sin duda, la macrotendencia que domina es la preocupación por la salud y el medio ambiente. Además, las más destacadas son:

1.- VUELTA A LO LOCAL como valor diferenciador. Respuesta a la globalización, puesta en valor de los elementos culturales diferenciadores. Los consumidores, cada vez mejor informados se interesan por la trazabilidad y por apoyar el comercio local. Vuelta a los orígenes, tradiciones ancestrales y orgullo por las raíces. El origen del producto y su arte y arquitectura tradicional para destacar el diseño del packaging.

2.- PACKAGING QUE INTERACTÚA. La experiencia de uso se pone de relieve en el envase, que insta al cliente a la interactuación: de forma analógica y con humor, con el objetivo de sorprender, por medio de realidad aumentada a través de apps, packaging inteligente o conectado a Internet de las cosas, aromas incorporados a las etiquetas…

3.- MISTICISMO Y ESPIRITUALIDAD. Huida del consumidor de su vida frenética y tecnológica, hacia los ciclos naturales y los misterios de la vida. Los envases recuerdan a las botellas de pociones que los relacionan con conceptos como ‘ritual’, ‘poción’, ‘elixir’ y con ingredientes naturales, hierbas curativas, tradiciones ancestrales, los astros, las mitologías…etc. El nuevo liderazgo femenino emerge con fuerza también mediante los envases. Esta tendencia empieza a surgir con fuerza en todas las categorías de productos.

4.- FÁCIL E IDÓNEO. Los envases se adaptan al estilo de vida nómada y a las preferencias de los consumidores: packaging para productos cada vez más saludables y frescos, dosis más pequeñas y monodosis, facilidad de portabilidad y consumo, diseño minimalista y detalles de storytelling para compra consciente y consumo responsable.

5.- INNOVACIÓN SOSTENIBLE. El consumo consciente, la salud y la protección del medio ambiente que reclama el consumidor se reflejan en la reducción de los envases de plástico, en el zero waste, con materiales alternativos a los plásticos, en especial papel, y packaging para alimentos, totalmente comestibles que pueden incluso incorporar bacterias nutritivas.

6.- INFLUENCIA MILLENNIAL. Los gustos y motivaciones de las últimas generaciones, las redes sociales, la creatividad, el sentido del  humor, el concepto de co-creación, la conexión emocional con las marcas y el compromiso social que exigen de ellas, y la inspiración digital influyen cada vez más en los envases.

Poco más podemos añadir, si no la personalización, cada vez más importante. Las marcas entienden que el cliente es la clave y, por tanto,  aprovechan todas las opciones para adaptar el packaging a su imagen de marca, a la vez que lo adaptan a los gustos y necesidades del consumidor, en algunos casos, llegando incluso al packaging diferente en cada entrega y personalizable por parte del propio cliente.

Finalmente en ´tecnovino.com´ nos acercamos a través del informe que realiza Sopexa, a partir de respuestas de profesionales, que se fija en aspectos clave de tendencias del mundo del vino hasta 2020. Sobre los vinos más valorados hay pocas sorpresas, son los franceses, a los que siguen italianos y españoles, aunque acortan distancia los procedentes de Chile, Australia y Estados Unidos. En cuanto a las ventas los vinos españoles tienen mucho éxito y los italianos les siguen de cerca. Otros puntos que se valoran son la imagen según el origen y las categorías al alza.

Y referido en concreto al envoltorio leemos: “Los países asiáticos siguen teniendo especial predilección por el vino embotellado y el 66 % de los operadores de la zona pronostican el mayor crecimiento de las botellas de menor volumen y otros pequeños formatos.

Los formatos alternativos deberían aumentar en Norteamérica: + del 40 % apuesta por los envases Bag in Box y las latas.

Los envases y etiquetas “inteligentes”, interactivas, suscitan más dudas en Norteamérica, aunque cuentan con buena acogida en los países asiáticos.

El 75 % de los profesionales japoneses consultados y el 54 % de los chinos consideran que aquellos aportan un valor añadido para tranquilizar al consumidor “hiperconectado” respecto a la autenticidad y trazabilidad del producto”.

Y todo esto que hemos contado se puede recudir en una frase: “renovarse o morir”, aunque ¿es necesaria la renovación? Cada bodeguero debe analizar su empresa y dar la respuesta más cercana a su realidad a esta pregunta.

 

 

Compartir