Miércoles, 28 Junio 2017 11:27

La huella de David Delfín en el Rioja

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)
La huella de David Delfín en el Rioja

El recuerdo del diseñador, aunque también pintor, actor, modelo fotográfico y Premio Nacional de Moda 2016, David Delfín (Ronda, Málaga, 1970) que nos ha dejado recientemente tras un año de lucha contra el cáncer, perdurará en el mundo del vino de Rioja en tres actuaciones que llevan la firma Davidelfin, empresa creada junto a los hermanos Postigo –Deborah, Diego y Gorka– y la modelo Bimba Bosé, su musa, pero también su socia, y además tristemente fallecida de la misma enfermedad que su amigo. 

Texto: Antonio Egido

 

Nos situarnos en el año 2006, en el que Bodegas Sonsierra se puso en manos del creador quien fue capaz de vender un vino como a nadie antes se le había ocurrido: convirtiendo el envase en un frasco de jarabe, para una edición limitada de casi 8.000 botellas de alta expresión “Pagos de la Sonsierra”.  Por ello tanto el envase como la botella se presentaban como si fuera una medicina con su prospecto, en donde iba la ficha técnica de cata del vino riojano. Un año después fue el responsable del “Perfume de Sonsierra 2007”, que se presentaba en una caja similar a la de un perfume de alta gama y una botella que recreaba la forma de un perfume de las mejores firmas. Inspirada en los aromas de la alta costura, jugando con los colores blanco y negro, David Delfin presentó una botella negra, etiquetada en blanco con la firma del diseñador, y en una caja blanca. Para añadir atractivo, en la campaña publicitaria, Bimba Bose dejaba bañar su cuerpo desnudo por este perfume de color del vino. Un acierto como impacto de marketing.

En agosto de 2011 fue inaugurado el hotel Finca de los Arandinos de Entrena, en aquel entonces, el primer hotel de cuatro estrellas en la región con spa y restaurante integrado en una bodega. Como anunciaban publicitariamente “un espacio sugerente e inspirador que cuenta con el interiorismo de David Delfin y que está rodeado de viñedos, olivos, campos de frutales y montañas”. En diez de sus habitaciones dobles quedaba la marca del diseñador, sobre las que él mismo afirmaba que eran “habitaciones transformables que te sorprenderán y en las que descubrirás un nuevo detalle cada vez que vengas”, al tiempo que dejaba su impronta creadora en espacios como la recepción, el mirador o el restaurante.

Finalmente, en 2014, Bodegas Franco-Españolas organizó junto a David Delfín el “II Gran Día de la Moda”, donde se pudo disfrutar en el mes de noviembre de toda la moda y las tendencias en dos espacios diferentes: Visita + espacio David Delfín y Wine Fashion Market.

El primer espacio albergó la colección de David Delfín y convirtió “las salas de la bodega en un reflejo de  su peculiar visión sobre la moda, concebida como un medio de expresión, y sobre el diseño, que conjuga diversas disciplinas. La idea de esta segunda edición del ‘Gran día de la moda’ fue unir ambos  mundos, el del vino y el de la moda y crear un ambiente diferente y creativo para que los visitantes puedan disfrutar de esa mezcla excitante y provocadora”.

Además, los enoturistas pudieron disfrutar de música en directo, cuentacuentos, coloquios, gastronomía… y con espacios y actividades dedicadas a los niños.

Tres muy diferentes actividades que han perdurado a lo largo del tiempo y que van a hacernos recordar aún más a este diseñador que nos ha dejado a sus muy jóvenes 46 años.