El mundo del vino a sorbos
Texto: Antonio Egido

El mundo del vino y las noticias que genera, no deja nunca de sorprendernos. Y mejor, que siga así para poder atraer la atención de los consumidores o futuros consumidores. Si bien algunas de estas informaciones podemos encuadrarlas dentro del capítulo ‘inventos del mundo del vino’, nos hemos atrevido a solicitar esta frase a nuestro buscador y nos ha dado varios resultados.

En ‘elespañol.com’ leemos que estamos ante “el mejor invento para beber vino en cualquier lugar” que Elena Rojo nos lo expresa así: “Si en tu imaginario el tomar una copa de vino fuera de casa se reduce a restaurantes, bares, bodegas y vinotecas, pronto se verá ampliado a “en cualquier parte” o allá donde imagines. En una playa disfrutando del atardecer, en mitad del campo para poner un broche de lujo a esa ruta de senderismo, en un picnic con una tabla de quesos, y suma y sigue.

Allá donde quieras beber vino sin el riesgo de que se rompa la botella o las copas por el camino estará en Carivino. Esta idea nace en San Antonio (Texas, Estados Unidos) y ya se está gestando para comenzar a comercializarse.

La propuesta ha sido un triunfo tras aparecer en la web de crowdfunding Kickstarter, donde han conseguido recaudar 70.122 $ gracias a 617 patrocinadores, entre contribuciones que iban desde 1 $ hasta los 833 $ (cantidad a donar si lo que querías era recibir 10 Carivinos personalizados)…

¿Cómo funciona Carivino?

Esta botella a prueba de golpes y roturas no solo te garantiza el transporte seguro de tu vino allá donde vayas, sino también que llegará en las mejores condiciones. Para ello, su interior está recubierto de cerámica y su contenido queda aislado al vacío, para que así conserve su sabor y temperatura.

Para facilitar el aireado del vino, la botella cuenta en su cuello con un sistema llamado Venturi que ayuda en este proceso para así poder saborear el vino como debe hacerse. Además, su capacidad es de 750 ml, que es la medida estándar de las botellas de vino, por lo que sea cual sea la que quieres tomar puedes echarlo en su interior sin problemas. Solo hay que retirar el cuello de Carivino para hacerlo cómodamente a través de su amplia abertura.

En la base encontrarás todo lo que necesitas para servir y disfrutar de tu vino allá donde vayas. Dos vasos de un material al que han llamado Tritan™ (sin BPA, BPS ni ningún otro bisfenol en su composición), transparentes, resistentes y duraderos. Éstos se pueden transformar en menos de un minuto en copas gracias a los pies imantados que también se encuentran en la botella y así puedes darle un aire más sofisticado al momento. Bajo ellas, un sacacorchos, para que cuando tengas que abrir la botella antes de pasar el vino a tu Carivino lo tengas a mano.

Por supuesto, esta botella y los vasos están pensados para que puedan limpiarse y reutilizarse tantas veces como quiera su dueño”.

Pasamos casi a la ciencia-ficción con ‘elperiodico.com’ donde descubrimos ‘la llave de Peugeot Saveurs’ de la que, afirman “cambia el balance del vino y su añada sin tener que dejarlo envejecer durante largo tiempo. Imita el proceso de oxidación de manera ultraacelerada, solo con la inmersión de este pequeño artilugio durante un segundo.

(…) El utensilio en cuestión es una especie de llave que ha cambiado la forma de pensar de numerosos enólogos y sumilleres a lo largo del mundo. Peugeot Saveurs, la división de productos vitivinícolas y para cocina de la marca francesa, ha desarrollado este invento que, en contacto tan solo un segundo con cualquier vino, envejece las características de este como si hubiera pasado un año, acentuando sus propiedades y sabor.

“Exclusiva de Peugeot, la llave del vino (Clef du Vin en su idioma original) cambia el balance de cualquier vino -blancos espumosos, rosados, tintos, vinos dulces…- hasta dejarlo al gusto concreto de cada paladar”, cuentan desde la marca. De esta manera, se puede disfrutar de una buena copa de vino justo después de descorchar la botella sin tener que esperar largos tiempos de mantenimiento. Esta innovadora tecnología ayuda a sumilleres y aficionados del vino a administrar su bodega.

Así funciona

Al imitar el proceso natural de oxidación, y acelerarlo de forma extrema, esta herramienta científica de medición simula el proceso de maduración de cualquier vino en cuestión de segundos. El modo de empleo de la llave del vino es muy sencillo para poder ir apreciando los efectos que tiene sobre cada caldo: verter una copa de vino, degustar y percibir sus propiedades, insertar la punta de la llave del vino uno o dos segundos y volver a degustar. Este proceso se debe repetir hasta que adquiera el gusto personal deseado y sus propiedades se hayan acentuado más pronunciadamente. “Al contrario de lo que la gente puede pensar, el vino más potente se tornará más suave, ya que la llave reduce naturalmente el contenido acídico”, apuntan en Peugeot.

La llave del vino de Peugeot Saveurs tiene una longitud de solo 15 centímetros, y ofrecen también una versión de bolsillo de 5,7 para llevar a cualquier parte. Se puede comprar en tcualquier tienda especializada en artículos vitivinícolas, grandes almacenes con departamentos concretos o en Laribiere, comercializador oficial de Peugeot Saveurs en España, a un precio desde 30 euros, en formato individual o en pack. Los “milagros” han dejado de ser un lujo”.

Y finalmente nos quedamos en un invento lleno de locura, que donde lo leemos –‘blogs.20minutos.es’– no nos indican si está consiguiendo el éxito que esperaban sus inventores, aunque no es menos cierto que no se han ofrecido muchos resultados más de este invento en los medios. Vamos a por él: “Desde hace tiempo el mundo del vino parece estar en el centro de diversas propuestas tecnológicas para revolucionarlo. Convencer a la gente de que beba más vino -al menos en España- posiblemente sería un buen comienzo, pero la cosa no va por ahí. Y tampoco parece que sea suficiente con esas etiquetas cada vez más coloridas y nombres más ingeniosos.

La idea es introducir la tecnología no ya en la producción del vino, sino a la hora de consumirlo. Y tras la máquina para servir el vino en cápsulas en las condiciones óptimas -algo así como la Nespresso del vino-, ahora llega una propuesta bastante más surrealista: una botella de vino que cuenta con pantalla táctil y conexión Wi-Fi.

¿Y para qué demonios necesita una botella de vino todo eso? Mientras media humanidad se hace la misma pregunta, veamos en qué consiste un invento creado en Boston (Estados Unidos) y que se apunta a eso del “Internet de las cosas”, una de las expresiones favoritas de los emprendedores.

Kuvée no es, por supuesto, una botella de vino al uso porque, por muy moderno que sea uno, tirar un artilugio con tanta tecnología cada vez que nos acabemos el vino sería bastante absurdo. Se trata más bien de un recipiente en el que se insertan los cartuchos de vino -de nuevo la idea de las cápsulas- que comercializa la misma compañía.

En este caso no son cápsulas individuales, sino cargas de 750 ml., similares a una botella convencional pero almacenadas en recipientes metálicos sellados que permiten conservar perfectamente el vino una vez abierto. Ésta es una de las ventajas que defienden los creadores del invento frente a las botellas convencionales: puedes servirte una copa de un vino, cambiar el cartucho y servir un poco de otro sin que lo que queda se oxide, gracias al sistema de cierre hermético que incorpora. La promesa es que el vino aguanta hasta 30 días sin que su calidad se vea afectada una vez empezado.

Pero si hay algo que hace especial a Kuvée -además de las críticas y chistes que lleva días recibiendo en la red- es su pantalla táctil y la conexión Wi-Fi. Pero para qué, insistimos. Pues para poder tener toda la información del vino seleccionado y encargar nuevos cartuchos en su tienda on-line. Ahora mismo ofrecen casi 50 vinos diferentes de 12 bodegas estadounidenses.

Para quienes no acaben de verle la gracia a la propuesta, ahí van otros dos chistes: la botella necesita cargador -dura entre 5 y 6 horas por carga- y su precio de lanzamiento en plan oferta será de 200 dólares, incluyendo 4 cartuchos de vino de diferentes variedades. El precio habitual de cada carga será de entre 20 y 30 dólares, aunque también habrá vinos más caros, que rondarán los 50 euros.

Aunque cada vez está más claro que hay un mercado interesado en formatos y formas de beber vino diferentes -abrir una botella sólo para un par de copas, sin ir más lejos-, no está muy claro que haga falta semejante despliegue tecnológico para dar con la solución.

¿Quieres una copa de vino? Ah no, perdona, que mi Kuvée smart bottle (botella inteligente) se ha quedado sin batería. Si el futuro del vino es algo así, da bastante pereza.

Botella para llevar vino a cualquier destino, la llave que envejece el vino o la botella de vino con Wi-Fi… temas hoy de lectura pero con una copa con vino de calidad en la mano. Excelente invento el del vino.

 

Suscríbete gratis a nuestro boletín.¡Pincha aquí!