Mujeres en el vino

El mundo del vino a sorbos
Texto: Antonio Egido

Si alguien ha levantado la bandera femenina  en el mundo del vino, esa ha sido la Asociación para Mujeres Amantes del Vino (Amavi), que como en su misma página ‘amaviamantesdelvino.es’ comentan: “es una asociación sin ánimo de lucro que centra sus objetivos en el desarrollo de acciones encaminadas a realzar la cultura y el aprecio del vino. Una asociación que pone el acento en el público femenino, buscando acercar la cultura vinícola a las mujeres. Al mismo tiempo, Amavi representa una puerta abierta para dar a conocer la presencia de la mujer en el mundo del vino; y, en un plano más general, una plataforma para apoyar la labor de ellas en diferentes ámbitos de la sociedad.

En un mundo tradicionalmente masculino, Amavi ha luchado porque las mujeres ganaran protagonismo. Hoy contemplamos satisfechas la metamorfosis que el sector vinícola ha sufrido en la última década. Las mujeres ganan peso como consumidoras y también como profesionales”. Y además recuerdan en su web que “En los primeros días del año 1996, Sonia Prince de Galimberti, empresaria del mundo del vino, puso la primera piedra de lo que se convertirá en la primera asociación de mujeres en torno al vino: Amavi. Por entonces, acercar la cultura del vino al público femenino era un mensaje inédito.

Esta iniciativa inmediatamente fue secundada por mujeres relacionadas con el sector, que coinciden en la necesidad de llevar la cultura del vino al público femenino. Así, la Asociación nace auspiciada por enólogas, periodistas, empresarias vinícolas, comunicadoras y políticas responsables del comercio y la alimentación y hoy reúne un numeroso grupo de aficionadas y profesionales del sector.

La primera presentación en sociedad de Amavi tuvo lugar con motivo de la celebración de Bacchus 1996”.

Seguimos en nuestro buscador para acercarnos a las protagonistas del mundo del vino y nos detenemos en ‘vinetur.com’ donde Avelino Vegas, con motivo del Día Internacional de la Mujer, o el Día de la Mujer Trabajadora dedica su artículo “a todas las mujeres que nos dedicamos al mundo del vino. Y no puedo olvidarme de una muy especial: mi abuela, Isabel Arranz, que fundó la bodega Avelino Vegas junto con su marido desempeñando el importantísimo trabajo de la administración, allá por los años 50, donde en España no era nada fácil iniciar un negocio,  y ese apoyo fue fundamental.

Hace mucho, pero no tanto, era impensable que las mujeres trabajaran en este mundo, a priori tan masculino, pero poco a poco se han ido incorporando mujeres en todas las etapas del proceso, desde la viña hasta la mesa.

Aunque los trabajos en la viña sean duros, mi carrera me ha permitido cruzarme con muchas mujeres viñadoras que hacen cada día un gran trabajo. Los jefes –o jefas, que también las hay- de campo de las bodegas me explicaban que suelen equilibrar los equipos con mujeres ya que éstas hacen un trabajo más fino, por ejemplo en las podas en verde o en los deshojes.

Una cuarta parte de todos los enólogos del mundo somos mujeres, y esta cifra aumenta cada año. Existen muchos estudios que afirman que el  olfato femenino experimenta los aromas con mayor intensidad y encuentra con mayor facilidad los nombres del olor que identifica. Esta cualidad natural hace que las mujeres sean idóneas para catar y encontrar los matices en la copa. En el caso de las enólogas, esta aptitud será la ideal para la toma de decisiones en el proceso de vinificación. En el caso de las sumilleres, hará que el maridaje que propongan sea el más acertado y a la vez sorprendente.

La prueba de este olfato femenino es el reputado concurso Feminalise que comenzó a realizarse en 2007 en Borgoña (Francia). Este concurso se caracteriza por ser cien por cien femenino tanto en la organización como en el desarrollo. Cada año se presentan a concurso más de cuatro mil vinos y son catados a ciegas por más de quinientas mujeres, profesionales del sector o iniciadas en la cata. El concurso se internacionalizó en 2015 y ha adquirido fama y reconocimiento mundial.

Tradicionalmente los puestos de secretariado en las empresas eran para mujeres, pero hoy en día encontramos cada vez más directivas, consejeras y comerciales en las empresas del mundo vitivinícola.

A estos roles de la mujer en el mundo vinícola se une la parte más importante en la que participa la mujer: el consumo. Las mujeres son responsables de la compra del 70 % del vino del mundo. Se acabaron los clichés de “un tinto estructurado para él, un blanco afrutado para ellas”. Las mujeres deciden el vino que se consume en los hogares, y muchas veces la botella que se pide en el restaurante también”.

Y además les acercamos un artículo de noviembre de 2018, firmado por Zoltan Nagy en ‘vinetur.com’ donde nos acerca a ‘6 mujeres que están revolucionando el mundo del vino en España’, y que son las siguientes:

“Montse Mascaró (Bodegas Mascaró)

Estudió Ingeniería Agrónoma, también maestra destiladora y tercera generación familiar, se puso al frente del negocio familiar en 1997, aunque llevaba desde muy joven ayudando en diferentes tareas, y principalmente le gustaba la elaboración del Cava. Pero cuando no está destilando, trabajando en las viñas, en la bodega o el laboratorio, hace también las tareas administrativas y comerciales. Realmente tiene pocas vacaciones.

Eva Plazas Torne (Bodegas Vilarnau)

Es Ingeniera Técnica Agrícola y enóloga. Casada y madre de dos hijos. Vive en Sant Sadurní d’Anoia y trabaja en Cavas Vilarnau, bodega fundada en 1948, perteneciente al grupo jerezano González Byass. Vive la vida apasionadamente y te enamora con su sonrisa. La bodega de Castell de Vilarnau cuenta con buenas instalaciones y bellas cavas de crianza. En el 2017 Eva y su equipo reciben el premio al ‘Mejor Espumoso Gran Reserva’ con el Cava Vilarnau Gran Reserva Vintage 2011, en los Premios VInari de Cataluña. Un cava elegante, sutil y sorprendentemente delicioso. Que no falte nunca sus burbujas en las mesas.

Marisol Bueno (Pazo Señorans)

Nació en Zaragoza el 30 de diciembre de 1948, de madre vasca. Su padre, médico militar, estuvo destinado en Pontevedra, consecuencia de eso Marisol se hizo gallega de adopción. Tras licenciarse en Ciencias Biológicas, ha presidido durante 21 años la D.O. Rías Baixas.

Hoy en día, la dama del Albariño dedica su tiempo y esfuerzo a la bodega familiar, Pazo de Señorans, referencia de calidad y pionera de los vinos de guarda en Rías Baixas. Su vino Selección de Añada es un blanco monumental, de poliédrica expresión, que constituye el gran aporte a la historia del Albariño, y fue cuando descubrió el potencial de guarda hasta entonces imprevisible en blancos de las Rías Baixas. ¡Vamos que es una mujer tesoro para la historia de esta región!

Charlotte Allen (Bodega Almaroja)

Charlotte o Carlota como la llaman cariñosamente en España, una bella inglesa que se afincó en la ciudad zamorana de Fermoselle. Decidió abandonar la arqueología en la Universidad para estudiar enología en Francia.

Después de dar la vuelta por el mundo, llego hace unos años a España para legarnos con su sabiduría vinícola. Porque en el mundo del vino no se le pide a nadie el pasaporte. Su amigo Didier Belondrade, el francés de La Seca le ha convencido para quedarse. Aquí emparada bajo la DO Arribes, elabora grandes vinos en su idílica bodega subterránea. Gran amante de la agricultura biodinámica, elabora alguno de sus vinos salvajes y rústicos, pero muy delicados.

Carlota apostó fuerte por las viejas cepas de Juan García consiguiendo que sus vinos expresen como pocos vinos de la zona, la fuerza y la verdad del terruño. Una dama con mucha honradez, también en la elaboración y respeto al entorno natural de las viñas. Recomiendo dejarse conquistar por sus vinos.

Blanca Ozcáriz Raventós (Viticultora Independiente)

Es bióloga, enóloga por la Universidad de Borgoña y DEA por la Universidad de Bordeaux. Un encanto de mujer, que brilla por sí sola, tiene una larga experiencia laboral en bodegas de prestigio de Chile, Francia y Cataluña, entre los que destacan Cavas Naveran, Castell del Remei, Cérvoles Celler y Mas Tinell.

Actualmente es vicepresidenta de la Sociedad Española de Ciencias Sensoriales, coordinadora del comité de cata de la Guía Vinum Nature y docente en diversos centros de formación de Hostelería y Sumillería. Además tiene formación especializada en agricultura ecológica, poda Simonit  y biodinámica. Vamos una “extraterrestre” o hasta podría compararla con el “Einstein” del mundo del vino.

Desde el 2007 asesora a Can Rich de Buscastell en Ibiza. Pero el proyecto que más ilusión le provoca es el que empezó en 2017 en Subirats con viñedos heredados de su abuelo, en memoria de su padre que soñaba con hacer su propio vino. Viñedos con algunas parcelas de más de 70 años de edad. Sabiendo que viene de ella, ya tengo ganas de que el tiempo corra, para poder degustar el arte embotellado de Blanca. Una gran dama del vino, que lo vive dentro de su corazón y en la piel.

Josefina Piñol (Celler Piñol)

La maestra de las mejores Garnachas de la Terra Alta. La tercera generación de la familia, una mujer guerrera, que habla de vino con una sencillez impresionante y una profundidad que da vértigo. Por su experiencia y vivencia, el papel de esta gran mujer en el mundo del vino ha sido fundamental.

Poder conocerla y hablar con ella, te das cuenta que te enamora su dulzura muy suave y elegante. Igual que su Mistela, elaborado 100% Garnacha. Josefina ama el vino, pero creo que ama más su tierra y la familia. Para ella la base de todo, la estructura que a lo largo del tiempo ha alojado y ha hecho crecer el conocimiento necesario para conseguir elaborar los mejores vinos”.

Un brindis en esta semana por las mujeres del mundo del vino.