Enópolis

La evolución de la D.O. Calificada Rioja en la última década ha venido marcada fundamentalmente por el impacto de la crisis económica mundial, ante la que el sector vitivinícola riojano ha demostrado estar bastante preparado para afrontar con relativo éxito los desafíos de un mercado cada vez más globalizado y exigente. A ello han contribuido la propia fortaleza de la estructura del sector, su capacidad organizativa a través de la Interprofesional y el Consejo Regulador, así como el disponer de una ‘hoja de ruta’ para este periodo, el Plan Estratégico 2005-2020, todo lo cual ha proporcionado una gran estabilidad a un sector que históricamente se veía afectado por crisis periódicas.

Aunque la crisis económica mundial haya supuesto un freno al desarrollo comercial que planteaba el Plan Estratégico, las ventas se han incrementado de 272 millones de litros en 2007 a 284 millones de litros en 2017, un incremento que se debe exclusivamente al mercado de exportación, objetivo prioritario del Plan Estratégico. Así, mientras las ventas de Rioja en el exterior han pasado de 84 millones de l en 2007 a 108 millones de l en 2017, en el mercado español todavía no se ha recuperado el nivel de ventas de antes de la crisis (187 m de l en 2007 frente a 175 m de l en 2017).

También cabe destacar en positivo el incremento en valor de las ventas de Rioja y el impacto favorable de la nueva oferta de vinos blancos generada a partir de la autorización en 2007 de seis nuevas variedades blancas, cuyos frutos comienzan a visibilizarse a partir de 2015. La revolución de los vinos blancos de Rioja se ha convertido en uno de los hitos más importantes de la enología española en estos inicios del Siglo XXI.

La promulgación en 2015 de una nueva normativa específica para la D.O Calificada Rioja cerró un periodo de incertidumbre e inseguridad jurídica, fortaleciendo la capacidad de actuación del Consejo Regulador en materia de control y adaptándola a las exigencias de la legislación europea. La culminación de este proceso de cambios en la Denominación más antigua y reconocida de España ha representado un importante paso en la diversificación de la oferta de Rioja y su adaptación a las demandas del mercado con la creación de nuevas indicaciones, como los vinos de municipio y los vinos de viñedos singulares, que se suman a las tradicionales categorías de envejecimiento, así como la incorporación de un nuevo producto: el espumosos de calidad de Rioja.

LOS HITOS INFORMATIVOS DE LA DÉCADA 2008-2018 

2008 – Nueva imagen de Rioja

La D.O. Ca. Rioja presentó su nueva identidad corporativa en el Museo Reina Sofía de Madrid, una actualización de la marca colectiva de los vinos de Rioja que pretendía mostrarla como una región dinámica, con un vino universal que aúna modernidad y tradición. Tras el record de ventas alcanzado en 2007, con 272 millones de litros, el primer año oficial de la crisis económica internacional se saldó con una caída del 7,5% y con los primeros conflictos sectoriales suscitados por los precios de la uva. La renovación del Pleno del Consejo Regulador mantuvo cierto suspense, por la posible alternancia inicialmente prevista de los viticultores y bodegueros al frente de la presidencia, pero finalmente resultó reelegido el bodeguero Víctor Pascual para un nuevo mandato. A pesar de que el Consejo Regulador aprobó en 2007 la incorporación al Reglamento de seis nuevas variedades blancas para mejorar la competitividad de sus vinos blancos dotándolos de mayor complejidad, las autorizaciones de nuevas plantaciones se frenaron a causa de la crisis y pocos viticultores estaban dispuestos a replantar con blancas sus viñedos de variedades tintas.

2009 – Líderes mundiales en fidelidad

El estudio ‘Notoriedad de los vinos españoles en los principales mercados de exportación’, realizado Wine Intelligence, concluía que el vino de Rioja presenta la mejor relación de conversión entre conocimiento de marca y compra de todas las regiones vinícolas del mundo, confirmando así un estudio anterior centrado en el Reino Unido. Rioja fue la anfitriona del congreso Wine Future Rioja, que convirtió a esta Denominación por unos días en el epicentro mundial del debate sobre el negocio del vino, con asistencia de grandes gurús internacionales como Parker. Además, el Salón de Novedades de Vinos de Rioja continuaba transmitiendo los grandes valores que diferencian a Rioja de otras Denominaciones y se lanzaba la campaña ‘Rioja, los mil y un vinos’ para comunicar la gran diversidad de Rioja. La crisis seguía afectando al desarrollo de la comercialización y el Consejo aplicaba medidas estabilizadoras como el stock de regulación creado a partir de la cosecha 2007 tanto para equilibrar oferta y demanda, como para optimizar la calidad mediante la contención de rendimientos. Su aplicación fue testimonial.

2010 – Internacionalización frente a la crisis

A pesar de la difícil situación económica, Rioja daba muestras de su gran fortaleza y apostó por mantener la inversión en promoción en los mercados más importantes. Esta apuesta de futuro para afrontar la salida de la crisis se concretó en unos 10 millones de euros para los principales países consumidores de Rioja: España, Reino Unido, Alemania, Estados Unidos, Suiza, Suecia y México. La recuperación de las ventas en este año 2010, con un 13,5% de aumento (casi el 20% en exportación), confirmó el acierto del planteamiento del sector, que en marzo alcanzó un nuevo acuerdo interprofesional con diversas medidas para la mejora de la calidad y mantenimiento del equilibrio. Después de cinco años, la naturaleza fue de nuevo generosa con Rioja, obsequiándole con una nueva añada ‘excelente’. Como no podía ser de otra manera, Rioja fue “vino oficial” en los principales eventos de la Presidencia española de la Unión Europea en 2010 y la Federación Española de Cofradías premiaba en su 25 aniversario a La Prensa del Rioja, que comenzó el año con un nuevo diseño. 

2011 – Enoturismo, asignatura aprobada

Con el título “Enoturismo, asignatura aprobada” dábamos cuenta en Enópolis de las altas cotas de implantación de la actividad enoturística en el conjunto de las bodegas de Rioja, difícilmente imaginables en otros tiempos. La crisis económica había servido de estímulo para la adecuación de infraestructuras, desde la propia arquitectura a la dotación de personal especializado, para atender la demanda turística orientada al mundo del vino, convirtiendo a esta región en un destino obligado. Por segundo año consecutivo, como en el 94-95 y 2004-2005, la cosecha 2011 obtiene una valoración ‘excelente’, ofreciendo los mejores resultados de calificación de los últimos 30 años, buena prueba de la mejora continua de la calidad que ha experimentado la viticultura y la enología en Rioja, ya que el Consejo había elevado los requisitos para la calificación global de la cosecha. Rioja fortalecía su posicionamiento en vinos criados, sobre todo en la hostelería, pero el sector lamentaba que se perdiera el tren del aumento de consumo de blancos por no dar la Administración la autorización de las 2.500 hectáreas de nuevas plantaciones solicitadas. 

2012 – La vuelta de los clásicos

Rioja sigue sorteando con éxito la crisis económica y alcanza un nuevo récord histórico en exportación, aproximándose a los cien millones de litros, casi cuatro de cada diez botellas comercializadas, compensando así la peor situación del mercado español. Los Rioja clásicos sedujeron de nuevo a la crítica especializada estadounidense y medios como The Wine Advocate (R. Parker), The New York Times, The Huffington Post y Wine Spectator volvieron la mirada hacia la elegancia de los reservas y grandes reservas de Rioja frente a la tendencia de estilos de vinos más intensos y con más alcohol. Preocupaba y mucho la liberalización de plantaciones de viñedo prevista en la OCM del Vino para el año 2015, pues se consideraba una grave amenaza para las zonas vitivinícolas europeas de calidad, pero finalmente logró posponerse al año 2030, administrando los gobiernos de cada Estado las concesiones de nuevas plantaciones.

2013 – Relevo institucional en el Consejo Regulador  

La Organización Interprofesional del Vino de Rioja culminó el proceso de renovación de sus miembros con la elección como presidente de Luis Alberto Lecea, representante de la organización agraria ARAG-Asaja quien se convertía así en el primer viticultor que asumía la presidencia del Consejo Regulador. La positiva evolución de las ventas, que sumaron 277 millones de litros, permitió superar en 6 m. de l. el récord histórico de ventas alcanzado antes de la crisis. Al crecimiento continuado de las exportaciones, logrando superar los 100 millones de litros anuales, se sumó el primer cambio positivo en la tendencia que venía mostrando el mercado español desde 2008. La gran capacidad innovadora que sigue demostrado Rioja para adecuarse a la demanda y a la evolución de los gustos del mercado, plasmada en las decenas de nuevos vinos que las bodegas presentan al mercado, ha sido una de las claves de este éxito, junto al acierto de la estrategia de Rioja al fijarse como objetivo prioritario su especialización en las categorías de más valor añadido y convertir la imagen de los vinos criados en su punta de lanza.

2014 – Paisaje Riojano patrimonio humanidad

Se cumplía el 50 aniversario de la mítica añada del 64 y el Consejo Regulador lo celebró con dos catas que pusieron de manifiesto una vez más la singularidad de los grandes vinos de Rioja. Las ventas vuelven a marcar un récord y los vinos criados -el 62% de las ventas de tintos- acaparan el crecimiento junto a los blancos. Clima de diálogo entre las organizaciones del sector como tónica general del mandato, que permite incrementar el esfuerzo inversor en promoción, con novedades como la mayor presencia del enoturismo en los mensajes y el incremento de la presencia en Internet y las redes sociales. La D.O. Ca. Rioja se une al patronato del Baque Culinary Center para desarrollar proyectos educativos y de investigación y recibe el premio Marca España del Ministerio de Agricultura. La entrada en Rioja del Grupo Matarromera va completando el posicionamiento de todos los grandes grupos vinícolas españoles en esta Denominación desde que en 1997 lo hiciera Codorniú, al que siguieron Freixenet, García Carrión, Félix Solís, Torres e incluso Vega Sicilia. Al mismo tiempo, los grupos bodegueros riojanos realizan inversiones en otras denominaciones, especialmente en Rueda y Ribera del Duero.

2015 – Planificación frente a la liberalización de plantaciones

José María Daroca asumía en julio la presidencia del Consejo Regulador en representación de las cooperativas, cumpliéndose así el acuerdo para compartir este mandato de cuatro años con el sindicato ARAG-ASAJA. Entra en vigor la Ley de Denominaciones de Origen que básicamente preserva los aspectos fundamentales del modelo actual de Rioja, tal como había reclamado el sector, y cierra más de una década de inseguridad jurídica. El sector planifica el potencial productivo mediante un incremento regulado de la superficie de viñedo en la D.O.Ca. Rioja durante el período 2016-2018 con el objetivo de garantizar la continuidad de su modelo de desarrollo sostenido ante la amenaza que representa el nuevo sistema de autorizaciones de plantaciones de viñedo que entrará en vigor en enero de 2016. Este acuerdo del Consejo Regulador, vinculado para el mismo período a otra serie de medidas en materia de normas de campaña, presupuestos, Observatorio de Precios y otras cuestiones, blinda al sector frente al riesgo de devaluación de la D.O. que supone la liberalización de plantaciones.

2016 – Nuevo marco legal para una mayor credibilidad

La evolución de Rioja en 2016 fue muy positiva, resultando especialmente destacable la calidad excepcional de la cosecha, el incremento de ventas en el mercado español, el gran impulso dado a la comercialización de vinos blancos -ejemplo de la capacidad innovadora de Rioja-, el fortalecimiento de la especialización en los vinos criados en barrica, líderes absolutos en este segmento a nivel internacional, y la mejora del posicionamiento de Rioja en valor, objetivo prioritario que obtiene la respuesta favorable de los consumidores. Entre los hitos promocionales destacan iniciativas como la entrega del Premio Prestigio Rioja a Eva Longoria y la puesta en marcha del proyecto global para formar ‘educadores oficiales de Rioja’ a nivel mundial así como el lanzamiento de la primera aplicación oficial para móviles y tabletas, que pone al alcance de la mano de cualquier consumidor la información más completa sobre bodegas, vinos y enoturismo de la Denominación. El Consejo adapta su sistema de funcionamiento al nuevo marco legal que supone la Ley de Denominaciones de Origen de 2015, dando continuidad a un sistema de autorregulación y un modelo organizativo que cuenta con la confianza de los consumidores. Además, la aplicación de nuevas tecnologías permite al Consejo mejorar los sistemas de control establecidos para garantizar la calidad, tanto en cuanto a la producción vitícola (control de rendimientos), como en la vendimia y en la calificación de los vinos.

2017 – El año de la helada y las nuevas indicaciones

La primavera del 2017 llegó preñada de acontecimientos que dejarán huella en la memoria histórica de la D. O. Calificada Rioja. La tardía helada del 29 de abril y la importante merma que supuso en el conjunto de la producción de Rioja hizo recordar a muchos la de 1999 y su nefasto efecto desestabilizador, algo que afortunadamente no ha sido así. El Consejo Regulador dio un importante paso con la aprobación de la nueva indicación en el etiquetado de los vinos de Rioja que reconoce la procedencia del vino de un ‘Viñedo Singular’, nueva categoría de producto que complementa en el etiquetado a las tradicionales de envejecimiento -su principal baluarte- y está directamente vinculada al origen, al terruño y a unas altas exigencias de calidad. El Consejo aprobó también incorporar la elaboración de vinos espumosos de calidad a su actual gama de vinos tranquilos, culminando así una etapa marcada por la búsqueda de argumentos de valor. Como ejemplo de normalidad en el funcionamiento del modelo de gestión de la Denominación, el representante del sector bodeguero Fernando Salamero asumió la presidencia del Consejo Regulador, cerrando así el ciclo de alternancia entre viticultores y bodegueros al frente de la Interprofesional.